La “Democracia” en la que el que gana pierde

Traducido del más allá por  Max Lesnik

Hablamos por  supuesto de  Estados Unidos donde se acaban de celebrar  unas elecciones presidenciales  en las que   el candidato que menos votos populares sacó es el que pierde  y el que ganó fue aquel que  menos sufragios obtuvo en las  urnas.

El sistema del llamado “Colegio Electoral”- una fórmula  ideada en el siglo XVIII de tiempos  de la esclavitud  en  Estados Unidos-   está  conformado según decían sus elitistas creadores, para evitar  el riesgo de que un electorado poco educado e irresponsable  fuera a  elegir  como Presidente a  alguien  que  desde  la  Casa Blanca pusiera  en peligro  los  intereses  de  la nación.   Pero todos  los  pronósticos y  cálculos  fallaron de manera estrepitosa  y ocurrió lo  impensable para darle  la  victoria a Donald Trump.

No vamos ahora  a entrar en todos  los  detalles sobre el resultado electoral  de  las recién celebradas elecciones presidenciales  norteamericanas. Sin embargo hay unos  números muy  elocuentes  que nos dan  luz sobre por qué paso lo que pasó y  lo  que  es en realidad  la “democracia”  norteamericana. Veamos  los  números:

En Estados Unidos  había unos 232 millones  de ciudadanos elegibles para votar  en las  pasadas elecciones  presidenciales.  De ellos  solo votaron 132 millones, de manera que  unos  100 millones  de norteamericanos no fueron a  las urnas, lo que equivale  a  que un 43 %  del  electorado se quedó en sus casas renunciando  a  su derecho  a votar  en estas elecciones.

Eso significa que  Estados  Unidos  es  de los  países  del    llamado mundo desarrollado  el de más alto índice  de abstención electoral    de todos  ellos, lo cual  puede interpretase  como  resultado  de  la indiferencia, la apatía  o el rechazo  al  sistema de gobierno que rige en la  nación  norteña.

Estados Unidos  es  la  “democracia”   donde los  candidatos  se gastan diez mil millones  de dólares en el proceso comicial, en la que  100 millones  de electores  no van a las urnas  a votar  y donde  el que gana pierde y el que pierde  gana, para que  al final  de  la jornada- puro “gatopardismo”-  a lo mejor  todo sigue igual.

En definitiva ganó el candidato que mejor representa a los   blancos  racistas anti-negros, anti-hispanos, machistas, arrogantes, groseros,  y todo  lo  demás. Ahora  una vez  electo, Donald Trump  tratará  de  cambiar  su imagen para ser aceptado  por  la otra parte  de los  electores  que  no votaron por  él. Vamos  a ver  si lo logra y el  mundo  se  tranquiliza con  esto  de  Donald Trump en  la  Casa Blanca.

Ya una vez  el  escritor  norteamericano  Samuel  Clemens  más conocido por su nombre de pluma  como Mark Twain,  gran conocedor  de la idiosincrasia  del pueblo de su país,  dijo  algo si  como que no se podía  desestimar  la ignorancia  mayúscula  de los  votantes  norteamericanos. Esa es la divina “democracia” que quiere Estados Unidos que el mundo siga de ejemplo.

Entre  la  ignorancia  de unos  y  los  cien millones  de electores que no votaron, ahí tienen  a Donad Trump.

Y hasta mañana martes amigos de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría.  Bambarambay.

http://radio-miami.org/wp-content/uploads/2016/11/581f82a896ad2.r_1478480898939.45-0-836-536.jpeg Colegio Electoral, el verdadero elector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: